‘Leones contra dioses’, sus 4 sesgos y las 4 etapas de la crisis

La amenaza de nevada, el frío y la seductora invitación de los amigos de UPyD a manifestarse en la Puerta del Sol para exigir la dimisión de Mariano Rajoy conspiraban contra la presentación de Leones contra dioses en la Fundación Rafael del Pino el lunes 19 de enero.

upyd2

Pese a mis requiebros y advertencias climatológicas, no estaba claro que vinieran a verme.

upyd

Al final, la respuesta del público -y ¿por qué no decirlo?, de los amigos del autor del libro- fue excepcional, como se puede apreciar en la foto.

Así lucía el auditorio de la Fundación Rafael del Pino para la presentación de 'Leones contra dioses'

Un aliciente extra fue que el autor ofreció por la red social Twitter que todos aquellos que se sintieran agraviados por el libro podrían asistir a la presentación y abofetearle si sentían ganas de ello. Lo cierto es que sólo uno lo hizo -el ex ministro Miguel Sebastián, uno de los presentadores que invitó el autor-, y lo hizo no como agraviado, sino en nombre de otra persona (el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero), pero lo hizo con brillantez y sin recurrir a la fuerza física.

LVM

Las siguientes son, en el mismo orden en que se produjeron, las intervenciones del autor, la del ex ministro Miguel Sebastián y un resumen de notas tomadas por mí de las palabras del ministro Luis de Guindos. Antes intervinieron brevemente María del Pino, presidenta de la Fundación Rafael del Pino y anfitriona del acto, y Ramón Perelló, editor de Península/Atalaya, quienes presentaron a los invitados y la obra.

(Si lo prefiere puede ver el vídeo del acto completo pinchando aquí).

INTERVENCIÓN DE JOHN MÜLLER

Quiero dar las gracias a Luis de Guindos y Miguel Sebastián por estar aquí. Cuando creamos el suplemento Mercados de El Mundo, el actual director, Casimiro García-Abadillo y varias personas más estuvimos discutiendo sobre quiénes queríamos que fueran los columnistas estrella del  suplemento. Escogimos a Miguel y a Luis. No podíamos imaginar que ambos acabarían siendo ministros en dos gobiernos de signo opuesto. Así que puedo decir con gran orgullo que el suplemento Mercados, fundado en noviembre de 2007, ha dado más ministros a España en sus siete años de vida que muchas de las 50 universidades públicas que hoy tenemos.

Leones contra dioses es la crónica analítica de la etapa en que la prima de riesgo nos fue familiar en España. Abarca desde enero de 2010, cuando España es identificada con el riesgo griego debido al abultado déficit que habíamos generado, hasta el 18 de enero de 2013, día en que se publica que el tesorero del PP tenía varios millones de euros en cuantas secretas de Suiza. En ese momento afloran nuevas primas de riesgo: el desafío soberanista en Cataluña, la corrupción que alcanza a la estructura del partido en el Gobierno y Podemos, que todavía estaba en la fase de inquietudes sociales post 15-M.

Estas fechas enmarcan un proceso de grandes rectificaciones. La primera es la de Zapatero, cuando cae del caballo del keynesianismo. Después le seguirá Rajoy con el primer ajuste fiscal de diciembre de 2011, cuando dirá que no se esperaba lo que había encontrado y que alcanzará su punto más dramático en el famoso discurso del “no podemos elegir”, de julio de 2012, a mi juicio uno de las intervenciones clave nuestra historia moderna.

La prima de riesgo ha sido el principal agente reformista de nuestra historia democrática. Zapatero hizo al final más recortes que reformas dentro de su periodo y muchas de ellas al final se revelaron insuficientes. Rajoy, en cambio, ha hecho más reformas que recortes en su mandato, pero a partir de 2013 la intensidad reformista se detuvo y llevamos casi dos años administrando cambios muy menores.

Quiero destacar que Zapatero, pese a los condicionantes que padecía, nos legó una reforma constitucional que hasta hoy se sigue debatiendo en el seno del PSOE como un legado envenenado. Esta es una discusión ociosa. Primero, porque lo que dispone esa reforma ya ha sido incorporado a los tratados europeos. Aunque reformáramos la Constitución para liquidar el artículo 135, también habría una regla de déficit y gasto europea que cumplir.

En segundo lugar, frente a los que piden una reforma constitucional o la apertura de un proceso constituyente, quiero subrayar que éste estaría totalmente condicionado por nuestra pertenencia a la Unión Europea. No es lo mismo redactar una Constitución desde cero durante una delicada transición en medio de la GuerLEONES CONTRA DIOSES Müllerra Fría -donde los antecedentes básicos son históricos y técnicos, y los condicionantes históricos y políticos- que hacerlo dentro del entorno jurídico que ya ha definido la actual Unión. Redefinir el pacto constitucional español dentro de la UE sería extraordinario, y digo extraordinario por lo novedoso que sería desde el punto de vista de la técnica constitucional. Creo que se ha puesto poco énfasis en este detalle sobre el contexto en que se desarrollaría tal modificación. De hecho, pienso que a muchos actores de la vida política española realmente no les merece la pena iniciar un proceso reformista o constituyente bajo estas condiciones y buscarán sacar al país del proyecto europeo que a  mi parece que es el único proyecto de civilización vigente después de que EEUU cancelara la carrera espacial.

Y es en el papel que España juega en Europa donde creo que estuvo el mayor acierto del Gobierno de Rajoy. Creo que se reconstruyó una posición que había quedado muy debilitada. Es verdad que desde el punto de vista formal no hemos vuelto al consejo del BCE ni ostentamos una vicepresidencia de calidad como la que tenía Almunia, pero creo que sería injusto pensar que ahora estamos perdiendo poder en Europa tal como lo cedíamos a finales de 2011. De hecho, el veto de Rajoy y Monti en la cumbre de junio de 2012 fue decisivo para que Mario Draghi se animara a pronunciar sus famosas palabras de julio de 2012 en Londres y a las que se les atribuye el comienzo del fin del tormento de la prima de riesgo. No soy sólo yo quien lo dice, sino el ex consejero del BCE, José Manuel González-Páramo, un hombre que conoce perfectamente ese organismo y que en una conferencia reciente se extrañaba de la poca importancia que se le ha dado a ese veto en el cambio de actitud del BCE.

Por último, quiero agradecer a mi editor, Ramón Perelló, y al gran trabajo que han hecho los profesionales de Planeta con el libro. Agradecer también a los que colaboraron con el libro, en especial al fallecido David Taguas, que me animó mucho cuando éste era otro proyecto. También expresar mi gratitud a mis compañeros del diario El Mundo y mi amor a mi familia y a su infinita paciencia para conmigo.

Muchas gracias.

INTERVENCIÓN DE MIGUEL SEBASTIÁN

Gracias por la oportunidad que se le brinda a un ex político de criticar el trabajo de un periodista, cuando suele ser al revés… Voy a dividir la presentación en dos partes: En una primera parte me voy a referir a lo que más me ha gustado del libro, y en una segunda parte, a lo que menos me ha gustado. Con respecto a la primera parte (un breve silencio). Y con respecto a la segunda… Esto obviamente es una broma, porque mi amigo John Müller me ha pedido que sea breve, y que si hace falta prescinda de los elogios y “deje la sangre”, que es lo que le gusta a la audiencia.

Fuera de bromas, creo que se trata de un libro trabajado, concienzudo, especialmente en la LEONES CONTRA DIOSES Müllerparte financiera, ambicioso, porque va mas allá de lo descriptivo e interesante, porque aporta información no conocida, o poco conocida. Además, al contrario que otros, el libro va de menos a más, mejora a medida que va avanzando, lo cual es siempre de agradecer, y ello hace que enganche su lectura. Tiene una herramienta excepcionalmente útil, que es la cronología de la crisis, día a día, desde finales de 2007 hasta finales de 2013. Y narra muy bien todo el proceso de construcción del entramado institucional de la Unión Europea y de la zona euro. Que se ha ido haciendo, no rectificando como dice Müller, pero sí improvisando, sobre la marcha, y que hará que en el futuro las crisis financieras, esperemos, no tengan el impacto que ha tenido ésta.

Sin embargo, y ya entrando en la segunda parte, creo que el libro presenta 4 sesgos claros, y que el lector debe tener en cuenta. Que hacen que no sea un libro “de historia”, sino un libro de opinión, ilustrada eso sí con hechos, aunque a veces recogidos de forma selectiva.

  1. El primer sesgo es de enfoque. Prácticamente todo el libro se centra en la parte financiera y su relación con la política, pero entra poco de lleno en la economía real. Su descripción de la evolución de los mercados, bolsa y deuda, de la situación del sistema financiero, su solvencia y el impacto de sus sucesivas reformas, es exhaustiva. También es completo desde la óptica de la política fiscal y el desarrollo de las instituciones europeas, como decía antes creadas sobre la marcha. Pero se echa de menos la mención a la evolución de la economía real: el PIB, el empleo, la inflación/deflación, la balanza por cuenta corriente, cuyo superávit ya se ha esfumado, o el I+D+i…. el I+D+i, que ha vuelto a los niveles absolutos de 2004…y nos parecía poco entonces! Y es que tanto las reformas estructurales como las medidas de política económica no se toman por el que dirán de los mercados. Se toman porque son buenas para la economía. Si hay que tomarlas cuando te obligan los mercados es posiblemente porque no se tomaron cuando se deberían haber tomado. Y, por tanto,  la evaluación de su resultado debe hacerse no sólo desde el punto de vista de los mercados (la “salida” de la prima de la familia, como dice Muller) sino también desde el punto de vista de la economía real. Por ejemplo, el gobierno de Rajoy aun no ha recuperado el PIB real (la renta real de los españoles) que heredó cuando llegó a la Moncloa. No me refiero al que había antes de la crisis, en 2008, sino al que había a principios de 2012. Y lo mismo con el empleo.
  2. El segundo sesgo es el ideológico, o, si se prefiere, de escuela de pensamiento. ¿Es que no vamos a reconocer que el enfoque Keynesiano, con todos sus matices, ha ganado la batalla ideológica en esta crisis? ¿No vamos a reconocer que ha fracasado la interpretación alemana de su visión del euro y de Europa? ¿Es que no han ganado la batalla los anglosajones? ¿No vamos a aceptar que las políticas contractivas de demanda (recortar gasto y subir impuestos) han sido un error que no han conseguido no ya estabilizar la economía sino ni siquiera estabilizar la deuda pública? ¿Es que la Ley Presupuestaria de Aznar de déficit cero periodo a período (Buchanan) era mejor que la estabilidad presupuestaria a lo largo del ciclo? ¿De verdad debemos renunciar a las políticas anticíclicas?
  3. El tercer sesgo es sobre la conclusión: quién ha ganado a quién y por qué. Leones contra dioses. Desde mi punto no vista, no han sido los políticos nacionales lo que han derrotado a la prima de riesgo. Los mercados han sido “derrotados” cuando la Unión monetaria ha hechos sus deberes, desde un punto de vista institucional y de política monetaria. En 2009 los países actuaron conjuntamente, Europa actuó conjuntamente y se neutralizó el primer impacto de la crisis sobre los mercados. Lo que vino después fue la ausencia de una política auténticamente europea, así como la ausencia de las instituciones europeas, como el LTRO, el FEEF, el MEDE, la Unión Bancaria, y ahora la QE. Si todo ha sido por culpa primero y gracias después a las políticas nacionales, ¿cómo se explica entonces la evolución de las primas de riesgo (que tanto le gusta seguir a Müller) desde que llegó Rajoy? España: -67%, Grecia:-74%, Italia:-75%, Portugal: -83% e Irlanda: -88%. ¿Somos los peores? ¿Somos los que hemos hecho menos reformas?
  4. El cuarto sesgo es de tipo político, no exento incluso de rasgos de tipo personal. Recoge la envolvente de todo lo malo que se ha dicho sobre Zapatero y su gobierno. Todos los clichés.  Y algunos, que nadie ha dicho, de cosecha propia.. Y, no se asusten, pero voy a hacer algo inédito en Madrid: ¡voy a defender a Zapatero! Voy a mencionar algunos comentarios, solo unos pocos, porque el libro esta lleno de ellos y necesitaría mucho tiempo
  • “había un equilibrio entre política y mercados durante generaciones, hasta que Zapatero rompió ese equilibrio con su experimento keynesiano de 2009” (Pág.12). ¿A que se refiere con ese “experimento keynesiano”? ¿A cumplir con el acuerdo de la Cumbre del G20 de 2008 en Washington para implementar paquetes de estímulo del 1% del PIB en todos los países? ¿Acaso no fue ese acuerdo bien acogido por el mercado, por su rapidez y su magnitud? ¿Se refiere al Plan E? ¿Al Plan E que salvó la industria del automóvil? ¿Al Plan E que supuso un 1 punto del PIB cuando la deuda ha aumentado en 65 puntos del PIB desde entonces? Sin ir mas lejos, para que no me respondáis con la deuda tarifaria y todo eso, en este ultimo año 2014 la deuda pública ha aumentado en 6 puntos del PIB: es decir, un plan E cada 2 meses. ¿Era ese el “experimento keynesiano” que “sembró la imagen de una economía desquiciada y poco fiable”?.
  • no ha habido en la España moderna un Gobierno menos respetuoso con los Presupuestos Generales del Estado que el de Zapatero” (Pág. 24). ¿Cómo casa esta afirmación con haber sido el único gobierno de la democracia que ha conseguido superávit en las cuentas públicas? ¿Y el que llevó al ratio de deuda pública a su mínimo de 36% del PIB en 2007?
  • “Zapatero se quejaba de una conspiración internacional para acabar con su credibilidad. La verdad es que la responsabilidad era toda suya…” (Pág. 26). ¿Toda suya? ¿Realmente no ha habido un problema de diseño de las instituciones de la zona euro? ¿Ni de actitud de Alemania en lo que se refiere a las políticas de austeridad? ¿Ni del BCE en su percepción de la política monetaria que necesitaba la zona euro? Un BCE que subió los tipos de interés en julio de 2008, incluso después de que Zapatero reconociera la crisis. Por lo visto, Zapatero no fue el ultimo en verla…. Ni el penúltimo.
  • “Ningún presidente español llegó al poder en la España democrática con menos formación en asuntos económicos que JLRZ”. La veracidad de esta frase es difícil de contrastar, aunque yo lo dudo, porque Zapatero celebró y ganó varios debates de Presupuestos a Cristóbal Montoro. Pero lo que no dudo es de la irrelevancia del tema. No tengo ni idea de la economía que saben Obama o Merkel. Pero sé que Gordon Brown es un magnífico economista y que el Reino Unido sufrió más caída del PIB y más déficit público que España. La gran diferencia es que los de su partido no quisieron desmarcarse de él, ni negarle tres veces, cuando dejó de ser primer ministro.

Y, frente a esta dureza con Zapatero, que benévolo es en  cambio este libro con otros:

  • Por ejemplo con Margallo, que aparece como el padre de la unión bancaria…. Siempre es bueno aprender cosas.
  • O con Rato, “aplicó la política reformista que llevó a la entrada de España en el euro. Su nombre quedó unido al establecimiento de un círculo virtuoso de la economía española “(Pág. 128) ¿desde cuando las burbujas son círculos virtuosos? También es benévolo el libro con la salida de Rato del FMI a mitad de su mandato.
  • O con el episodio de la pérdida que tuvo España del puesto de consejero del BCE cuando terminó el mandato de González-Páramo. ¿Hubo veto a algún español potencialmente aceptable para ese puesto? No aparece en el libro, pero muchos dicen que lo hubo. Y por eso es injusto que se achaque toda la pérdida de peso internacional de España a Zapatero, cuando, entre otras cosas, fue el que consiguió que España entrara en el G20 en 2008.

Para terminar, el libro menciona una idea que esta poco desarrollada. Y es la idea de la “oportunidad perdida”. Comparto en  buena parte esa idea. La economía española sale de esta crisis con una lista de retos estructurales que habrá que abordar, alguien tendrá que abordar, en la próxima bonanza, porque la dificultad de llevar a cabo reformas estructurales en períodos de recesión ha quedado de manifiesto en esta crisis. El riesgo es que nos olvidemos de las reformas, de nuevo, en la próxima bonanza.

Esta idea da para otro libro. Y yo te animo a escribirlo, aunque seguramente no querrás que sea yo el que te lo presente…

Muchas gracias.

todosvimos

john1

INTERVENCIÓN DE LUIS DE GUINDOS

(notas tomadas al oído)

Quiero recordar lo que ha pasado y quiero hacerlo con humildad. Lo divido en cuatro etapas:

A.- Origen de la crisis: crisis de endeudamiento y de déficit externo. Hay quienes creían que el déficit no importaba al estar en el euro. Esta es la primera crisis financiera de España en el euro y el euro nos elevó el umbral del dolor. La banca tenía 320.000 millones en activos dudosos. Desaparecen 6 o 7 puntos de ingresos estructurales.

B.- Planteamiento: Decir la verdad. El Gobierno siempre se ha quedado por debajo del consenso. Nunca hemos creado falsas expectativas.

C.- Estrategia del Gobierno: Evitar el rescate. Nadie daba un duro por nosotros en julio deLEONES CONTRA DIOSES Müller2011 cuando Zapatero convocó elecciones anticipadas. El BCE (Trichet) compró más de 40.000 millones de euros de deuda pública. Después vinieron los LTRO. Lo que nos mataba era el sistema financiero. Había que recapitalizar y pedimos recate. Entre enero y agosto de 2012 hubo otro indicador casi tan importante como la prima de riesgo y fue el Target 2. Salieron 250.000 millones de euros del país en 8 meses, el 25% del PIB.

No creo que lo de Draghi fuera lo fundamental. Draghi, a diferencia de Trichet, no ha comprado nunca un euro de deuda pública. La clave es el cambio de actitud de Alemania respecto de la integridad del euro. Se toma una decisión importante en septiembre de 2012 en París que no ha salido a la luz pública y que es la decisión de impulsar la Unión Bancaria.

La otra parte de la historia tiene que ver con las medidas que se adoptaron, con las reformas. Ahí está la reforma bancaria. “Quién te iba a decir que ibas a nacionalizar bancos”, me decían en el Gobierno. Se actuó con transparencia. Invertimos 220.000 millones en un año en saneamientos.

El déficit público se ordenó. Se tomaron medidas para acabar con el déficit de tarifa energético. Se hicieron reformas en el sector comercial, se actuó sobre las insolvencias, el gobierno corporativo. Si uno revisa, el de Rajoy ha sido el gobierno más reformista de la historia.

¿Qué hubiera supuesto el rescate?

Un ajuste más intenso. Una mayor caída del PIB. Una recuperación mucho más dura. Nuestros vecinos de Portugal aún no la tienen. Un recorte de la autoestima del país que quizá qué hubiera supuesto.

D.- Resultado: España, ahora, empieza a crecer. Estamos creando empleo gracias a la sociedad española. Estábamos en el límite y nos hemos alejado. Hemos corregido todos los desequilibrios macroeconómicos que nos encontramos. El futuro hoy es distinto al que teníamos hace tres años. España va a crecer más que la media europea y va a crear empleo. Lo más importante es que hemos puesto las bases para ello.

Gracias.

Dejo para el final la reflexión que lanzó Ignacio Gomá en Twitter.

goma1

goma2

goma3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s